¿Por qué se celebra el 4 de julio?

Viajes Julio 3, 2018

Si estuviste alguna vez en Estados Unidos el 4 de julio, ¡habrás visto que todo se llena de rojo, blanco y azul! ¿La razón? El 4 de julio es el Día de la Independencia de Estados Unidos, y el país entero tira la casa por la ventana para celebrarlo por todo lo alto. Si quieres saber a qué viene tanto revuelo con el 4 de julio, ¡sigue leyendo!

 

La historia del 4 de julio

Todo empezó en 1776, cuando Estados Unidos se conocía simplemente como “las Trece Colonias”. En un esfuerzo por alcanzar la independencia y romper lazos con el imperio británico, el padre fundador Thomas Jefferson redactó la Declaración de Independencia. Quizá te suene este famoso fragmento:

“Sostenemos como evidentes estas verdades: que los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

La Declaración fue firmada el 4 de julio de 1776, y este día se declaró fiesta nacional en 1870. El rojo, el blanco y el azul son los colores tradicionales de esta fiesta, ¡ya que son los colores de la bandera estadounidense!

 

¿Cómo se celebra el 4 de julio?

Ahora viene lo bueno… ¡las celebraciones del 4 de julio! Piensa en todos los estereotipos sobre Estados Unidos que hayas visto en las películas y acertarás: el 4 de julio es todo eso y más. Hay partidos de béisbol, barbacoas, picnics y, cómo no, ¡fuegos artificiales! Muchos estadounidenses tienen el día libre el 4 de julio, así que mucha gente pone rumbo a la playa o a un lago cercano para empezar sus vacaciones de verano.

El 4 de julio suele celebrarse con un pícnic o una barbacoa en familia (¡en la que no puede faltar el pollo frito, las costillas a la brasa, la ensalada de patatas y la sandía!), y, después, la tradición es ir al parque o la playa más cercana para ver los fuegos artificiales. Y, si llueve, siempre puedes montar el pícnic en casa y ver a Will Smith luchar contra los alienígenas en Independence Day – ¡no hay año que no la pongan en la tele!

 

Los mejores lugares para celebrar el 4 de julio en Estados Unidos

No hay duda de que este Día de la Independencia lo pasarás en grande, estés donde estés, aunque, eso sí, ¡en algunas ciudades estadounidenses los fuegos artificiales tienen más fama que en otras! Te contamos un par de sitios donde los fuegos artificiales te dejarán sin palabras, ¡prometido!

  • Nueva York – El espectáculo de fuegos artificiales del 4 de julio de Macy’s es toda una institución. Los fuegos se lanzan desde un barco que surca el East River, así que podrás verlos desde un sinfín de lugares en Manhattan, tanto desde las terrazas como desde la calle. Estos fuegos artificiales llegan altísimo, ¡como hasta tres veces la altura de la Estatua de la Libertad!
  • Washington, D. – Cada año, la capital del país organiza el llamado “A Capitol Fourth” (“El cuatro del Capitolio”) desde el césped del Capitolio. Se trata de un evento gratuito y abierto al público, así que solo tienes que presentarte allí, estirar tu manta sobre el césped, ¡y listo! (¡y no te olvides la cesta de pícnic, claro!) También podrás escuchar a músicos famosos, como una orquesta tocando la épica Obertura 1812 de Tchaikovsky, como telón de fondo de los espectaculares fuegos artificiales que iluminarán el cielo entre el Capitolio y el Monumento a Washington.
  • San Francisco – Si vas a pasar este día en la Costa Oeste, nada mejor que San Francisco para celebrar el 4 de julio. Pon rumbo a Fisherman’s Wharf, donde podrás ver los fuegos artificiales sobre la Bahía de San Francisco. Si quieres, ¡puedes tirar la casa por la ventana y ver los fuegos desde un crucero para que nada te impida disfrutar de ellos en todo su esplendor!
  • San Diego – Esta es más por hacer la gracia… Y es que resulta imposible hablar del 4 de julio sin mencionar el fracaso absoluto que se produjo en San Diego en 2012, cuando TODOS los fuegos artificiales explotaron al mismo tiempo. ¡Lo que tenía que haber sido un espectáculo de luz y color de casi 20 minutos quedó reducido a un estruendo atronador de 30 segundos!

En definitiva, si lo que buscas es vivir una experiencia típicamente estadounidense, nada mejor que el 4 de julio. ¿Cómo no te va a gustar un evento en el que se combina comida, familia y fuegos artificiales?

¡Llévame a Estados Unidos!

Por Leah Ganse

¿Qué opinas?