Tradiciones navideñas en Europa

 

¿Pensabas que las tradiciones navideñas eran las mismas en todo el mundo? ¡Pues de eso nada! En Europa, por ejemplo, hay mil y una formas diferentes de celebrar el 25 de diciembre. Ya tengas pensado viajar a una de estas maravillosas ciudades estas Navidades o simplemente sientas curiosidad por las distintas tradiciones navideñas en Europa, ponte cómodo, relájate con una taza de chocolate caliente y disfruta de nuestra lista.

 

Londres

Viajeros en Londres, ¡es posible que se lleven una sorpresa si tienen pensado hacer turismo el día 25! Y es que el transporte público londinense cierra el día de Navidad, así que, si tienes previsto descubrir la ciudad ese día, será mejor que lo hagas a pie. Otra curiosidad que merece la pena ver es la competición de natación que se celebra el día de Navidad en el lago Serpentine, en Hyde Park. Este gélido chapuzón no está abierto a todo el mundo, pues hay que ser miembro del club de natación Serpentine para poder participar, ¡pero verlo es la mar de divertido!

 

Y ya que estás allí, date una vuelta por Winter Wonderland en Hyde Park, un encantador mercado de Navidad con parque de atracciones incluido. Eso sí, hagas lo que hagas, ¡no te olvides de tener un televisor a mano para ver el discurso de la Reina el día de Navidad a las 15.00 h! Y, por último, para vivir al completo la Navidad en Londres no puedes irte sin abrir tu cracker navideño, un pequeño paquete con una corona de papel, un pequeño juguete de plástico y un chiste malo dentro. ¡No es Navidad hasta que no te pones la corona!

 

Roma

 

 

Si vas a pasar la Navidad en Roma, una de las cosas más típicas es ir a ver el discurso de Navidad del Papa en la Plaza de San Pedro (pero asegúrate de reservar tus entradas por internet con la suficiente antelación). Si tienes la suerte de pasar el día 24 con una familia romana, prepárate a disfrutar de lo lindo. ¡La cena de Navidad, conocida como La Vigilia, tiene como mínimo 7 platos! Por suerte suelen ser más ligeros, a base de pescado y verduras, para purificar antes de la gran comida del día de Navidad al día siguiente. Si te quedas hasta el 6 de enero, cuando se celebra la Epifanía, conocerás a La Befana, una vieja y simpática bruja que trae golosinas a los niños buenos y carbón a los malos – siempre que no te olvides de dejarle una copa de vino tinto 😉

 

Barcelona


¡En pocos sitios encontrarás tradiciones navideñas en Europa tan sorprendentes como las de Barcelona! La primera tiene que ver con el Belén, algo que a los niños les encanta montar con figuritas año tras año. Pero si prestas atención, reconocerás la figura del caganer, un campesino tradicional catalán que está, bueno… haciendo sus necesidades. Hay distintas teorías sobre los orígenes de esta figura, ¡pero que no te sorprenda verla en el mercado navideño de Barcelona!

La otra curiosidad de Barcelona se presenta en forma de tronco, con cara, sombrero y piernas. Una vez instalado en el salón de casa, los niños “le dan de comer” hasta que llega la Navidad. El día 24, los niños cantan una canción mientras lo golpean con un palo para que el tronco defeque sus regalos… ¡sí, como lo oyes!

 

Berlín

 

 

En Berlín, no es Papá Noel quien trae los regalos, sino el Christkind, o el niño Cristo, que se representa como una versión joven de Cristo, con rizos dorados y una corona. ¡Nada que ver con Papá Noel! En cuanto a la cena de Navidad, el día 24 las familias alemanas suelen hacer una comida sencilla a base de salchichas y ensalada de patatas para recordar las adversidades a las que se enfrentaron María y José mientras buscaban un lugar donde dormir. Pero no sufras, ¡hay galletas navideñas a montones al día siguiente!

 

París

 

 

En la Ciudad de la Luz, por su parte, tiran la casa por la ventana para la cena de Navidad. Conocido como el Réveillon, este festín puede incluir ostras, caviar y foie gras – ¡no se puede esperar menos de París! En Navidad, no puedes irte de París sin probar el bûche de Noël, un pastel de crema de mantequilla en forma de tronco de Navidad. ¡Lo verás en todas las pastelerías de la ciudad!

 

Menciones especiales

 

  • El árbol de Navidad más grande de Europa se encuentra en Lisboa, y mide 76 metros de altura (¡aunque no es de verdad, claro!).
  • En los Países Bajos, ya te puedes ir olvidando de Rudolph y del resto de renos… Papá Noel cabalga a lomos de un caballo blanco llamado Amerigo.
  • Suecia celebra las fiestas con una “cabra navideña” hecha de paja. Desgraciadamente, ¡no hay año que los vándalos no la quemen!
  • ¿El Día de los Muertos o Navidad? En Gales, todos los años se saca a la calle la calavera de una yegua llamada Mari Lwyd mientras se cantan villancicos.
  • Papá Noel cuenta con un alter ego en Viena y Múnich – ¡el Krampus es una suerte de demonio que aterroriza a los niños malos!
  • La cena de Navidad en Polonia se llama Wigilia, y empieza en cuanto aparece la primera estrella en el cielo nocturno. Se trata de una comida de 12 platos, y el plato estrella es la carpa… ¡más vale que tengas hambre!
  • Olvídate de un solo Papá Noel – ¡en Islandia son trece simpáticos troles los que traen los regalos! Eso sí, asegúrate de que uno de ellos sea ropa nueva, ¡porque si no quizá te acabe comiendo el gigantesco gato navideño!

 

¿Nos hemos dejado alguna de tus tradiciones navideñas en Europa favoritas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! ¡Feliz Navidad! 🙂

Imágenes: Roma por Giuseppe Milo vía cc, Barcelona por Valerie Hinojosa vía cc y Berlín por Marcus Meissner vía cc