Los desafíos de Sudáfrica

En ESL, empezamos un importante programa de desarrollo sostenible en 2008. Desde entonces, al hacer negocios siempre hemos tenido en cuenta los asuntos de sostenibilidad. Nuestra empresa es ahora no sólo más verde y socialmente consciente, sino también más eficiente como resultado. Parte de nuestra responsabilidad como uno de los líderes en la industria, es alentar a nuestras escuelas asociadas a realizar mejores prácticas en sus propios ambientes locales, que son a menudo muy diferentes de los nuestros.

Nuestra Herramienta de autoevaluación de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) fue desarrollada para motivar a nuestras escuelas asociadas a pensar en la sostenibilidad y desarrollar sus propias estrategias. Además de promover mejores prácticas, también nos da la oportunidad de ver los desafíos que enfrentan nuestras escuelas asociadas de todo el mundo y destacar sus logros más importantes. Dos de nuestras escuelas asociadas en Sudáfrica han dado grandes pasos en la dirección correcta. Aún más, ofrecen la oportunidad para que los estudiantes de ESL se involucren y hagan la diferencia.

200207232-001-2

Una mezcla de naturaleza variada, clima cálido y un gran valor, hacen de Sudáfrica un destino popular para un curso de inglés. Nuestras escuelas asociadas cuidadosamente seleccionadas, siempre se han esforzado arduamente para darle lo mejor a sus estudiantes y en los últimos años han comenzado a abordar los desafíos del desarrollo sostenible, algunos de los cuales son universales y otros exclusivos de Sudáfrica.

Chris Roberts, director del centro de EC Ciudad del Cabo, dice que “la falta de compromiso en términos de desarrollo socioeconómico, en particular en el ámbito de la educación y la pobreza” es un gran desafío en Sudáfrica. Continúa enunciando que las empresas privadas tienen que intervenir cada vez más en lugares donde el desarrollo oficial es insuficiente o inexistente. Para EC, ésto significó la participación en el Barcelona House Orphanage (orfanato Casa Barcelona) en el empobrecido municipio de Gugulethu, en las afueras de Ciudad del Cabo. “La mayoría de los 22 niños que se alojan en este orfanato son VIH positivos y sus padres han muerto también a causa del VIH/SIDA. A pesar de que el actual gobierno ha comenzado la construcción de viviendas para las personas que viven en esta zona,  literalmente se necesitarán décadas para que el trabajo atrasado sea concluido.”

186254202-2

El personal de EC de Ciudad del Cabo visitó el orfanato el 14 de abril de este año, para empezar a trabajar en un huerto que ahora provee comida de manera regular para los niños que viven allí. EC ahora cubre las necesidades diarias como la comida, la ropa y el alojamiento. Al final de septiembre de este año, la escuela proporcionará libros y algunos ordenadores con el fin de crear una pequeña biblioteca para los niños.

Chris añade: “es muy gratificante para nosotros ver que el tiempo y el esfuerzo que estamos invirtiendo en este orfanato está dando sus frutos. Los maestros y el personal de EC visitan el orfanato cada segundo sábado del mes, para compartir sus conocimientos, ayudar en el jardín, jugar fútbol con los chicos y sobre todo para compartir su tiempo con los menos afortunados. He visto en el último par de meses cómo estos niños anhelan que los visiten los estudiantes y el personal de EC, finalmente creando un sentido de esperanza  para ellos.”

Brindar apoyo al Barcelona Orphanage, es sólo uno de los proyectos. A través de una iniciativa emprendida por el director ejecutivo de EC Mike Xuereb, la escuela proporciona una vivienda de dos habitaciones a Andiswa Moni, una de las empleadas de limpieza del lugar, que anteriormente estaba viviendo con sus hijos en una “choza”. La escuela pagará el alquiler del apartamento/piso durante 18 meses, hasta que Andiswa tenga el derecho de acceder a una vivienda de bajo costo que ella misma pueda pagar.

99070282-2

EC también apoya a una escuela primaria local, cuidando a los niños después de la jornada escolar. Por ejemplo, ayudándoles con sus tareas de inglés y mejorando sus conocimientos en este idioma mediante actividades manuales.

Shaun Fitzhenry de LAL Ciudad del Cabo habla del rol de las empresas sudafricanas en el desarrollo del país: “Cada sudafricano que pueda darse el lujo de estar involucrado [en proyectos de desarrollo social] debería hacerlo.”

LAL Ciudad del Cabo viene trabajando con una organización que construye centros de educación preescolar en los pueblos, enviando a su personal de mantenimiento, proporcionando los materiales y asegurándose de que los centros se mantengan en buen estado. Esto provee el tipo de apoyo que no siempre es garantizado por las autoridades oficiales de Sudáfrica. Pero encontrar los proyectos adecuados para involucrarse también puede ser un reto. La escuela tuvo que buscar activamente “proyectos funcionales y sostenibles… que no son necesariamente muy conocidos, pero que están bien administrados”. Durante su investigación, LAL encontró algunas organizaciones benéficas que no cumplían lo prometido o que estaban mal dirigidas, así que finalmente encontrar un proyecto donde podrían hacer una diferencia tangible a largo plazo fue un gran motivo de satisfacción.

Durante su temporada baja, LAL dicta cursos gratuitos de inglés para el personal, algunos de los cuales provienen de zonas rurales lejanas de la Provincia Oriental del Cabo, donde el inglés es raramente escuchado. Ser capaz de entender y hablar inglés es un gran paso hacia mayores progresos  profesionales. Asimismo, constituye un vacío más que no llena el estado en Sudáfrica. En la escuela hay planes en marcha para aumentar la variedad de cursos ofrecidos al personal, e incluir algunos de gestión financiera y conocimientos informáticos.

Desarrollo medioambiental

En un país en desarrollo como Sudáfrica, los proyectos humanitarios y de sostenibilidad social tienen mayor importancia que las cuestiones medioambientales. Sin embargo nuestras escuelas asociadas también están trabajando activamente para disminuir su impacto ambiental. A menudo, las acciones positivas en el medioambiente, pueden suponer del mismo modo un ahorro económico en un país donde los precios de la energía se han duplicado en los últimos cuatro años.

Shaun de LAL destaca varios avances positivos que esta escuela ha alcanzado. Incluida la introducción del calentamiento de agua con energía solar en el recientemente reformado alojamiento para estudiantes. Así como la introducción de sistemas de bajo consumo de agua en inodoros y duchas. La protección del agua es un asunto importante en África y “Sudáfrica está básicamente al máximo de su capacidad con sus recursos hídricos… la gente tiene que ser más consciente del desperdicio de agua y debe buscar la forma de utilizar mejor nuestros suministros.” Es por eso que la escuela dejó de lavar diariamente sus áreas pavimentadas con agua. “Estamos haciendo lo que podemos, pero estamos tratando de hacer más… muchos sudafricanos recibieron poca educación ambiental del estado y además no tuvieron acceso al agua potable durante muchos años.”

180460041-2

En Sudáfrica los recursos y técnicas para reciclar están muy atrasados con respecto a los estándares de Europa occidental, pero tanto LAL como EC reciclan una amplia gama de materiales, incluyendo papel, baterías y contenedores de tintas para impresoras. Una forma en la que LAL ahorra papel, es a través del uso de libros de texto en lugar de folletos fotocopiados para las clases. Recordándoles a los profesores que la buena enseñanza se basa en una buena comunicación y una adecuada metodología, en lugar de un sinfín de papeles. “El desafío es hacer entender a la gente que al imprimir una hoja menos por día, están causando un impacto positivo” dice Shaun.

¿Qué se puede hacer para marcar la diferencia?

Ofrecemos una amplia variedad de programas de voluntariado, donde usted podrá aprender inglés en Sudáfrica y practicar sus habilidades lingüísticas en beneficio de la comunidad local. Nuestro programa de voluntariado realizado en colaboración con EC comprende un mínimo de cuatro semanas de clases de inglés, seguido por hasta seis meses de voluntariado en un proyecto local, como el orfanato señalado por Chris. Si desea vincularse en algún tipo de iniciativa social o medioambiental, asegúrese de preguntar por los proyectos locales para cualquier tipo de curso que reserve con nuestras escuelas asociadas de idiomas en Sudáfrica.