10 cosas que hacer en Montpellier por menos de €20

Una de las ciudades con más estudiantes de Francia, Montpellier es única por su variada oferta cultural, su animada vida nocturna y su preciosa naturaleza. Si buscas cosas que hacer en Montpellier y viajas con un presupuesto limitado, echa un vistazo a las recomendaciones de Sandrine, de Institut Européen para pasarlo bien sin gastar demasiado.

 

Vive las noches de verano y los mercados

 

 

Los viernes por la noche de julio y agosto, puedes acercarte a Les Estivales de Montpellier, en el parque Esplanade Charles de Gaulle, donde podrás disfrutar de las catas de vinos, la música en directo o explorar los puestos de comida y artesanía. Si no visitas la ciudad en verano, hay mercadillos durante todo el año, como el mercado de los miércoles por la mañana en Antigone, el mercado de Arceaux (martes y sábado) y muchos, muchos más…

 

2. Acércate a la playa en bici

¿Hay algo mejor que terminar un precioso recorrido en bici en la playa? En lugar de tomar el autobús o conducir a Palavas-les-Flots, la playa más cercana, alquila una bicicleta de Velomagg –la red de bicicletas públicas– con una tarjeta de crédito o pasando por la oficina de turismo, por menos de un euro la hora. Atraviesa el barrio de Antigone hasta la Place d’Europe, donde podrás recorrer el carril bici que va a orillas del río Lez y atravesar el humedal hasta la playa. El trayecto te tomará aproximadamente una hora.

 

3. Descubre la arquitectura moderna de Montpellier

Lo primero que te llamará la atención de Montpellier es su precioso casco histórico, el Ecusson, con sus calles adoquinadas medievales y sus plazas arboladas, ¿pero sabías que Montpellier es también un importante centro de arquitectura moderna? Explora el RBC Design Centre, del famoso arquitecto Jean Nouvel, con su tienda de muebles (que parece el hermano de hipster Ikea) y su restaurante al aire libre. Jean Nouvel también diseñó el enorme cubo de cristal del nuevo ayuntamiento de Montpellier. Otras obras imprescindibles son el edificio Pierresvives, de Zaha Hadid, y el Arena, un recinto para grandes eventos que parece una pirámide morada flotante.

 

4. Haz deporte en el río Lez

 

Los deportes acuáticos son muy populares en Montpellier, y el río Lez, que atraviesa la ciudad, es el lugar ideal para practicar kayak o paddle surf. El material se alquila por horas, media jornada o un día completo, por lo que podrás pasar tanto tiempo como quieras en el agua.

 

5. Mézclate con los artistas de Montpellier en Gazette Café

El Gazette Café, uno de los locales favoritos de los estudiantes, está repleto de cuadros, libros… ¡y tiene hasta un piano y un árbol! Hay noches temáticas con swing, danza, poesía, seminarios y debates académicos y literarios, música en directo y mucho más. Hay una sala de lectura con más de 2000 libros… y no olvidemos los lujuriosas bebidas del bar y la exquisita comida del restaurante. ¡Un lugar fantástico para practicar francés!

 

6. Vive un festival francés en Wild Summer

Crédito: Wild Summer Facebook, © Carole Couderc

 

Los melómanos están de enhorabuena, ya que en Montpellier hay varios festivales de música… pero el festival Wild Summer es único. Se celebra en una preciosa mansión francesa, Domaine de Biar, a las afueras de Montpellier, y es todo un oasis musical. Con food trucks, exposiciones de arte, puestos de artesanía y, por supuesto, música, se trata de un festival muy tranquilo (y BARATO) donde es fácil mezclarse con la gente del lugar.

 

7. Visita The Shakespeare

Aunque pueda parecer contradictorio que un famoso bar francés se llame The Shakespeare, visitar este pub es una de las cosas que hacer en Montpellier más populares. El martes es “noche de Trivial”, así que dirígete a este popular local con tus compañeros de clase para tomar algo y poner a prueba vuestra cultura general. Con noches de micrófono abierto, de improvisación, de música en directo, happy hours, juegos de mesa, dardos, póker y copas especiales del día, ¡este bar de estudiantes lo tiene todo!

 

8. Descubre los lagos de Languedoc

 

La región de Languedoc puede presumir de tener algunos de los lagos más bonitos de Francia. Haz una excursión de un día a Pont du Diable –Patrimonio de la Humanidad de la Unesco–, a solo 40 minutos de Montpellier, para una increíble vista del puente de piedra del siglo XI y la fantástica playa. Otra opción es el lago Salagou (el más grande de le región), situado a una hora de la ciudad, que apareció tras desbordarse un río – hay quien asegura, incluso, que hay un antiguo pueblo en el fondo del lago.

 

9. Haz un pícnic en el parque

Tras recorrer todo Montpellier y sus alrededores, conviene pasar una tarde tranquila en uno de los parques de la ciudad. Relájate sobre un mantel de pícnic en el pequeño lago en el parque Esplanade Charles de Gaulle o en el parque Domaine de Méric, junto al río Lez. Si te llevas snacks comprados en los mercados de Montpellier, el éxito está asegurado.

 

10. Relájate en Rebuffy Pub

Otro de los locales favoritos de los estudiantes de Montpellier es Rebuffy Pub. Tú decides: un zumo recién exprimido y juegos de mesa, o un cóctel acompañado de música en directo. ¡Es el lugar perfecto para conocer montpellerinos y otros estudiantes internacionales!

 

¿Nos hemos dejado algo en nuestra isla de cosas que hacer en Montpellier? ¡Dínoslo en la sección de comentarios!