Comida alemana: 7 platos que tienes que probar

 

¿Vas a hacer un curso de idiomas en Alemania? Puede que a algunos les suene genial una dieta a base de salchichas, pero lo cierto es que la comida alemana no es la más popular del mundo. Por eso, hemos preparado una selección de especialidades de este país, con la ayuda de alemanes “de verdad”, para que disfrutes de las especialidades locales durante tu tiempo en el exterior. ¡Se te va a hacer la boca agua!

 

Berlín

Nico, director de una de nuestras escuelas asociadas, recomienda Aal Grün (“anguila verde”). ¡Quién te iba a decir que pedirías marisco en Berlín! El plato consiste en filetes de anguila salteados con ajo y vino blanco, servidos con una salsa ligera de perejil y espinaca, que le da al plato un toque fresco y con muchos matices. Es la opción ideal si buscas una alternativa a la carne.

 

Felix, de nuestra escuela asociada en Berlín, recomienda un producto de importación que refleja el lado multicultural de la ciudad: el famoso döner kebab. ¡No te vayas de Berlín sin probar uno de estos deliciosos bocadillos con carne y verduras! ¿Una recomendación? Mustafa’s Gemüse Kebap… siempre hay cola, pero es porque sus kebabs son realmente insuperables.

 

Múnich

Nico también tiene recomendaciones para vegetarianos: las deliciosas tortas de patata con compota de manzana son la combinación perfecta de dulce y salado. Los Reiberdatschi se preparan con una mezcla de patata rallada, cebolla y huevo, que luego se fríe en una sartén. El resultado es un plato crujiente, salado y, sencillamente, perfecto.

 

Nuestro compañero Sascha, de la oficina de ESL en Múnich, nos ha recomendado los rollitos de carne Rouladen. Se preparan enrollando en un filete fino de ternera los siguientes ingredientes: un filete fino de panceta, cebolla y pepinillos. Después, se fríe el rollo en una sartén, para acompañarlo finalmente de una deliciosa salsa. ¡Buenísimo!

 

Hamburgo

Karen, de una de nuestras escuelas asociadas en la ciudad, nos recomendó un dulce perfecto para golosos: los Franzbrötchen. Estos dulces –que, a simple vista, parecen cruasanes redondos y doblados– están hechos con cantidades generosas de mantequilla, azúcar y canela… y se dice que se inventaron cuando Napoleón y sus tropas estaban en Hamburgo. ¡Pruébalo para desayunar o con un buen café a media tarde!

 

El Labskaus es, sin duda, el plato más colorido que encontrarás en Hamburgo, ya que la remolacha le da un tono rosado único. El plato lleva arenque en escabeche y un puré de patata, cebolla y remolacha con un huevo frito encima. Importante: dicen que es un remedio fantástico para la resaca.

 

En cuanto a los postres, asegúrate de no dejar Hamburgo sin probar Rote Grütze, una mezcla de frutos rojos, cerezas y crema pastelera… ¿verdad que se te hace la boca agua?

Ahora ya sabes qué comidas alemanas tienes que probar la próxima vez que visites Alemania. Eso sí, ¡tienes nuestro permiso para tomar salchichas!

Lugares deliciosos para estudiar alemán.