Por qué las empresas prefieren a los candidatos con idiomas

Lanzarse al mercado laboral puede resultar intimidante. Aunque no sea la primera vez que lo haces, buscar trabajo conlleva adentrarse en un entorno despiadado y cada vez más competitivo. Cada vez son más las empresas que recurren a páginas para buscar empleo, como Europe Language Jobs para encontrar con formación específica.

La buena noticia es que está demostrado que hay ciertas habilidades que te harán destacar frente a los demás candidatos, y una de las más valoradas son los idiomas. Si combinamos el enorme crecimiento que han experimentado los recursos gratuitos online con un poco de autodisciplina, cualquiera puede añadir otro idioma a su CV en cuestión de meses.

Y bien, ¿a qué estás esperando? Cuantos más idiomas hables y cuanto mayor sea tu dominio de los mismos, más posibilidades tienes de encontrar trabajo.

ELJ1

 

Haz que te recuerden

Las agencias de selección de personal siempre buscan alguna característica para recordar a los diferentes candidatos entre los cientos de perfiles que evalúan para cada puesto. Un idioma puede convertirte en “el que hablaba sueco”. A nadie le gustan las etiquetas, ¡pero esta podría hacer que te contraten!

Es más, el hecho de que un candidato hable más de un idioma significa que también posee todas esas aptitudes adicionales que tienen los políglotas.

 

Aptitudes de los políglotas

Aprender un idioma de cualquier otra manera que no sea el proceso natural a través del cual adquirimos nuestra lengua materna no es poca cosa. Independientemente del idioma que quieras estudiar, para aprender otra lengua son necesarias multitud de cualidades personales – y durante proceso se desarrollan otras nuevas. Las empresas suelen ser valorar dichas aptitudes más que los conocimientos lingüísticos en sí.

Perseverancia, motivación, conciencia cultural, apertura de mente, la capacidad de aprender de los errores… ¡la lista es larga! La gran mayoría de personas que intentan aprender un idioma no lo consiguen o, con más frecuencia, se rinden.

Así, si has logrado completar la travesía épica de aprender otro idioma, has demostrado que sabes comprometerte, que eres una persona organizada, dedicada y trabajadora. Según The Culture-ist, hasta para aprender los idiomas más fáciles (los más cercanos al castellano) se necesitan entre 575 y 600 horas de clase.

Estos idiomas incluyen el inglés, francés, neerlandés y sueco; mientras se necesitan unas 2200 horas para aprender idiomas más difíciles con un alfabeto totalmente diferente. En cualquier caso, hay que invertir mucho tiempo, pero es exactamente eso… una inversión.

ELJ2

 

¿Qué dice la ciencia sobre estudiar idiomas?

Se han realizado numerosos estudios para demostrar que hablar varios idiomas mejora las habilidades cognitivas. Hay evidencia de que los niveles de materia gris en el cerebro aumentan al aprender un idioma – por si lo estás dudando, ¡eso es bueno!

Tener que esforzarse por aprender tantas palabras diferentes y hacer estructuras lingüísticas que ni sabías que existían fortalece el cerebro. De hecho, un grupo de investigadores de Penn State University demostró que aprender un segundo idioma reconfigura las conexiones neuronales. También descubrieron que esto ocurre independientemente de la edad, por lo que la excusa de que “ya es tarde” no vale.

 

Cuantos más idiomas hables, más gente te escucha

En realidad, cuantos más idiomas hables, más gente puede escucharte.

Con cada idioma que hablas, no solo te abres a nuevas oportunidades laborales, sino también a nuevas relaciones. De repente, podrás relacionarte con un montón de gente que antes estaban destinados a ser desconocidos para siempre. El carisma y las técnicas comunicativas que se desarrollan al aprender un idioma son aptitudes que te ayudarán a dar buena impresión a los empleadores potenciales.

ELJ3

 

La globalización ha revolucionado el mercado laboral. Ya no compites contra otros candidatos en tu ciudad; compites con el mundo entero. Esto quiere decir que esforzarse por destacar es más importante que nunca.

Pero la globalización también tiene su lado positivo: aunque haya más competición, también aumentan las oportunidades. Es más probable que puedas vivir y trabajar en otro país, y viajar nunca ha sido tan asequible como ahora.

Los idiomas son más importantes que nunca, y las empresas lo saben. ¡Políglotas, el futuro es suyo!

Print Friendly