Los idiomas asiáticos más fáciles de aprender

Aprender idiomas Julio 24, 2018

Seamos sinceros, ¡pensar en aprender un idioma asiático puede dar cierto vértigo! Eso sí, lo bueno de hablar uno de estos idiomas es que puede abrirte muchas puertas en lo profesional, además de darte la oportunidad de viajar a lugares del mundo con los que muchos solo pueden soñar. Por eso, hemos preparado una lista de los idiomas asiáticos más fáciles de aprender, empezando por el más sencillo, para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus intereses y necesidades.

 

1. Vietnamita

Desde el punto de vista del viajero, Vietnam es un país impresionante esperando pacientemente a ser descubierto. Por otra parte, el idioma es relativamente “sencillo” comparado con el resto de idiomas de esta lista. ¿Por qué? Para empezar, el vietnamita utiliza el alfabeto latino, así que no tendrás que preocuparte por aprenderte nuevos y complicados caracteres… ¡leer en este idioma no te dará tantísimos quebraderos de cabeza! Además, el vietnamita es un idioma analítico (es decir, utiliza preposiciones y partículas como muchos idiomas europeos), y sigue una estructura sintáctica de sujeto-verbo-objeto.

¿Qué tiene de difícil entonces este idioma? ¡Las vocales! El vietnamita utiliza diptongos (combinaciones de dos sonidos vocálicos juntos) e incluso triptongos (combinaciones de tres sonidos), por lo que puede resultar un poco complicado al principio. Eso sí, ¡estudiar en inmersión te hará aprender a toda velocidad!

2. Tailandés

¿Siempre has querido pedir pad thai en tailandés? Las vibrantes luces de neón de Bangkok por la noche, los sosegados templos tailandeses, la deliciosa (y barata) comida callejera y algunas de las playas más espectaculares del mundo – todas estas son razones fantásticas para aprender tailandés en Tailandia. Empecemos con el alfabeto: tendrás que aprenderte 44 símbolos de consonantes y 15 de vocales, ¡pero al menos son los mismos para mayúsculas y minúsculas!

El Instituto del Servicio Exterior clasifica el tailandés como una lengua de nivel IV de dificultad (en la misma categoría que el vietnamita y el húngaro, por ejemplo). Según esto, te harían falta una media de 44 semanas de estudio para alcanzar un conocimiento práctico del idioma. ¡Ya tienes una excusa para pasar una temporada en Tailandia!

3. Coreano

No hay duda de que, gracias a los últimos Juegos Olímpicos de Invierno, el turismo en Corea del Sur no hace más que crecer, así como el interés general por el país, que puede presumir de animadas ciudades, playas y montañas. Con gigantes de la tecnología como Samsung afincados en Seúl, aprender coreano puede ser una baza excelente de cara a desarrollar una carrera profesional en el mundo empresarial. El alfabeto coreano, conocido como Hangul, cuenta con 14 símbolos de consonantes y 10 de vocales que se combinan en bloques silábicos.

¿Quieres saber otro dato curioso sobre el coreano? Se trata de una lengua aislada, es decir, no tiene parentesco con ninguna otra lengua viva o muerta. En cuanto al tiempo de estudio, el coreano es un idioma de nivel V de dificultad, por lo que tendrás que dedicarle unas 88 semanas si quieres hablarlo con soltura. Pero no te desanimes, ¡en Netflix hay muchísimos programas de televisión coreanos que te ayudarán a practicar!

4. Chino mandarín

De todos los dialectos del chino, el mandarín es el más extendido y, por lo tanto, el más estudiado en el exterior, ¡pero que quede claro que NO es uno de los idiomas asiáticos más fáciles de aprender! Empezando con los famosos caracteres chinos, es importante saber que los símbolos son logogramas, es decir, hacen referencia a palabras, no a letras. Se estima que para tener un conocimiento básico del idioma hay que aprender unos 3500 caracteres, ¡pero hay unos 80 000 en total!

Pero no todo está perdido, ya que con el sistema pinyin podrás escribir las palabras en chino utilizando el alfabeto latino, lo que te será de gran ayuda al principio. Otra dificultad es que hay cuatro tonos distintos que denotan el significado, así que la pronunciación es fundamental, aunque, eso sí, el contexto te ayudará enormemente a hacerte entender. Lo bueno es que aprender mandarín te abrirá un sinfín de puertas tanto a nivel profesional como de viajes, ¡así que no tengas miedo a dar el paso!

5. Japonés

Quizá ya te lo has imaginado, pero el idioma asiático más difícil de aprender es, casi por unanimidad, el japonés. Según los expertos, para poder decir que hablas japonés, tendrás que dedicarle unas 2200 horas de estudio.

¿Qué lo hace tan complicado? Empezando por el componente escrito, en japonés hay tres tipos de caracteres: hiragana, katakana y kanji. Mientras que hiragana y katakana se utilizan para los mismos sonidos y hacen referencia a sílabas (katakana se utiliza sobre todo para palabras extranjeras), los caracteres kanji representan palabras completas, normalmente préstamos del chino. ¡Pero no te desanimes! El japonés también tiene sus ventajas, como que los sustantivos no tienen género, no hay conjugaciones verbales ni tampoco varios tonos, como sí es el caso de muchas otras lenguas asiáticas. ¿Qué dices, aceptas el reto?

 

En definitiva, si siempre has soñado con viajar a Asia, ¿por qué no conoces un poco más esta cultura aprendiendo uno de estos idiomas?

¡Encuentra cursos de idiomas asiáticos!

Por Leah Ganse

¿Qué opinas?