¿A qué edad envío a mi hijo a estudiar al exterior?

Aprender idiomas Mayo 2, 2018

Si tienes hijos, lo más probable es que ya estés pensando en que deben aprender idiomas. Seguro que ya te ha surgido la eterna pregunta: ¿a qué edad envío a mi hijo a estudiar al exterior? ¿Cuándo conviene empezar? A esta presión hay que sumarle el hecho de que parece que los veranos de nuestros hijos van a tener un gran impacto sobre su futuro. Por suerte, puedes elegir de entre un sinfín de opciones para niños de todas las edades, que harán que tu hijo se divierta adquiriendo los conocimientos lingüísticos que le ayudarán a destacar el día de mañana.

 

¿Cuál es el momento ideal para enviar a mi hijo a estudiar al exterior?

Cada niño es un mundo, por lo que no hay una respuesta universal a esta pregunta. Por lo general, los niños de hasta 6 años aún no están preparados para ir a un campamento de verano solos. Puedes empezar a plantearte esta opción a partir de los 7 años, siempre y cuando tu hijo pueda hacer cosas básicas, como dormir del tirón y ducharse, vestirse y atarse los cordones él solo, sin que tengas que estar pendiente de él constantemente.

Y es que enviar a un niño de esta edad a estudiar fuera de casa durante una temporada breve tiene sus ventajas. Los niños de menor edad (de unos 7 u 8 años) se adaptan mejor a estar lejos de su familia que los niños de 11 u 12 años que nunca han pasado tiempo fuera de casa. En cualquier caso, tú conoces a tu hijo mejor que nadie y sabrás qué es lo mejor para él. Por supuesto, si tienes alguna pregunta, no dudes en pedirles consejo a nuestros expertos en campamentos de idiomas.

Aquí tienes algunas opciones para estudiar en el exterior para niños de todas las edades:

 

Opción 1: Pasar el verano en casa del profesor

young girl and teacher

 

Si lo que buscas es una experiencia totalmente a medida para tu hijo, esta es una opción estupenda, tanto para niños de 7 años como para adolescentes de más edad. Tu hijo aprenderá a pasos agigantados pasando una temporada con una familia anfitriona, ¡y no con una cualquiera! El padre o la madre de la familia anfitriona de tu hijo también será su profesor o profesora particular de idiomas. La inmersión total durante las comidas, excursiones a museos y atracciones locales, etc., así como las clases particulares personalizadas de inglés o francés en Inglaterra, Irlanda o Francia, harán las delicias de hasta los más pequeños. Y, cuando regrese a casa, ¡no te creerás todo lo que habrá aprendido tu hijo!

 

Opción 2: Apuntar a tu hijo a un campamento de verano de idiomas

summer camp kids lunch

 

Rodeado de niños de su misma edad, tu hijo aprovechará al máximo su experiencia en un campamento de verano de idiomas. Por las mañanas, se sumergirá en el idioma a través de las clases repletas de actividades, ¡con las que se divertirá aprendiendo a gran velocidad, sin apenas darse cuenta! Y, por las tardes, las excursiones a playas, lagos o parques acuáticos, junto a las actividades deportivas (cuyo efecto acelerador del aprendizaje ha sido demostrado científicamente), harán que tu hijo prácticamente no quiera volver a casa. En cuanto a edad, los campamentos de verano son ideales para un rango de edad muy amplio, desde los 7 hasta los 16 años.

 

Opción 3: Aprender un idioma realizando una actividad

girls basketball summer camp

 

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés, pero no hace más que pedirte que lo apuntes a un campamento de baloncesto, equitación o danza? ¿Y si no tuvieras que elegir? Apunta a tu hijo a un campamento de su actividad favorita en el idioma que quieres que aprenda, ¡y todos contentos! Esta opción es una forma ideal de que tu hijo aprenda vocabulario específico relacionado con su afición preferida, por lo que no solo estudiará idiomas, sino que lo hará en plena inmersión. Entre las actividades que se ofrecen se encuentran tenis, fútbol, baloncesto, equitación, golf, esgrima, surf, cocina, tecnología, moda y mucho más. ¡Con esta opción, todos salen ganando!

 

Opción 4: Un campamento de verano para toda la familia

family summer camp

 

Si tienes niños pequeños (de menos de 7 años), un campamento de verano familiar puede ser una excelente opción, gracias a la flexibilidad que os aportará a ti y a tu familia. Como padres, podrán apuntarse también a un curso de idiomas con otros estudiantes de su edad, ¡o simplemente descansar y relajarse mientras los niños disfrutan del campamento! No te preocupes si los más benjamines aún no tienen edad para estudiar en el exterior, los servicios de guardería se ocuparán de ellos mientras los mayores se lo pasan bomba explorando este campamento, donde el aprendizaje del idioma va de la mano de divertidos juegos, actividades y excursiones. Y ya por la tarde o por la noche (según decidas), volverán a encontrarse para comentar en familia el increíble día que vivieron.

En definitiva, puedes plantearte enviar a tu hijo a un campamento de idiomas a partir de los 7 años, siempre teniendo en cuenta las circunstancias particulares de tu familia. Con tantas opciones estupendas, ¡lo difícil va a ser elegir!

Encuentra un campamento de verano para tu hijo

Por Leah Ganse

¿Qué opinas?